Christmas and New Year’s Holiday Hours

Quick Start for:

6 de marzo de 2009 – El sureste de Texas

Un cambio en las metas educativas resultaría en empleos adicionales para los tejanos

Por Susan Combs
Contralora de Texas

Debido a la adaptación del Angelina College frente a los cambios necesarios en la fuerza laboral, los estudiantes de dicha institución pueden matricularse en un programa de estudios que los prepara trabajar como técnicos en la sala de cirugías de un hospital.

De acuerdo a Kathy Hall, la ex directora jubilada de la División de Profesiones en el Campo de la Salud y quien ayudó a iniciar el programa, los técnicos en el campo de la cirugía son “aliados en el campo profesional de la salud y parte íntegra del equipo de salud que proporciona cuidado a los pacientes de cirugía en una variedad de situaciones.”

Angelina College, que sirve a 12 condados del este de Texas ( East Texas), inició el programa en respuesta a las necesidades de salud en esta región, ilustrando así la manera en que respondieron la comunidad y las instituciones técnicas a la dinámica en la economía actual.

En la región este de Texas, al igual que el estado, tanto las instituciones educativas comunitarias como las técnicas preparan al estudiante para que formen parte de la fuerza laboral con valiosas habilidades en varios campos de trabajo. Nuestro estado se beneficiará económicamente por los cambios ocurridos en nuestra política educativa. Del énfasis tradicional de la universidad de cuatro años podemos dirigir nuestra atención, recursos económicos y estudios de investigación hacia las oportunidades de entrenamiento laboral ofrecidas por universidades de dos años y los institutos de capacitación en labores técnicas.

Los estudiantes graduados de dichas instituciones generan bienestar económico en Texas y proporcionan a nuestras comunidades con las destrezas necesarias para mantener el crecimiento y la prosperidad de las mismas. En el 2007, más del 80 por ciento de los empleos en Texas no requirieron un título universitario de cuatro años. Así como tampoco lo requirieron el 44 por ciento de los empleos con sueldos mayores al promedio estatal. El Departamento de educación de los Estados Unidos calcula que cerca del 80 por ciento de las ocupaciones de mayor crecimiento en el futuro van a exigir algún nivel de capacitación secundaria.

En el informe Texas Works recientemente publicado por mi oficina, detallamos diversas estrategias para ampliar el desarrollo de nuestra fuerza laboral para que se integre a las futuras demandas laborales. Una manera de hacerlo es encaminando de varias maneras a los estudiantes de escuela secundaria ofreciéndole la mayor flexibilidad posible con los requisitos y las exigencias de los promedios académicos de Texas, los cuales suelen disuadir a nuestros estudiantes de matricularse en cursos para su capacitación laboral y técnica.

En adición a los cambios en la política educativa, necesitamos fortalecer la mano de obra. Debemos establecer un fondo de $25 millones para apoyar a las instituciones que ofrecen capacitación técnica y el cual sirva de gran valor para cubrir los costos asociados con montar dichas facilidades, tales como la compra de lo último en equipos modernos.

Las instituciones educativas tales como el Instituto de Tecnología Lamar se pueden beneficiar de los fondos adicionales. A pesar del alto interés en los cursos ofrecidos, éste sufre de un déficit de espacio de cerca de 88,000 pies cuadrados. Los programas de entrenamiento técnico se encuentran alojados en facilidades obsoletas que puedan servir como salas de estudio y espacio para laboratorios. Las clases de salud, en particular, se limitan debido a las restricciones producidas por la falta de espacio.

Sin una fuente adecuada de trabajadores capacitados, la habilidad de Texas para atraer y retener nuevas empresas puede declinar. También ponemos en peligro el futuro bienestar económico de los jóvenes tejanos al enfocarnos en una sola dirección con respeto a sus opciones al finalizar los estudios de escuela secundaria. Al reforzar los recursos educativos de nuestro estado, los cuales son a veces pasados por alto, Texas puede mantenerse preparado para enfrentar el desarrollo de la fuerza laboral, no solamente como un reto pero, como una gran oportunidad.


La Contralora de Texas Susan Combs publicó recientemente Texas Works, un extenso estudio de la brecha entre la demanda para trabajadores capacitados y la habilidad del estado en proporcionarlos. El informe se encuentra en www.window.state.tx.us/specialrpt/workforce/.

Required Plug-ins