Skip to content
Quick Start for:

El Próximo Paso de Texas:
La propuesta de la Contralora que hará que la educación K-14 sea la norma en Texas
(SB 722; HB 1521; HB 1450, 79va. Legislatura)
Marzo 2005

Mas información:
Preguntas y Respuestas sobre el Próximo Paso de Texas - TexasNextStep

El Próximo Paso de Texas es un programa, sugerido inicialmente por la Contralora de Texas Carole Keeton Strayhorn en mayo del 2002, que ofrecería a todos los graduados de la escuela secundaria de Texas la oportunidad de asistir durante dos años de universidad a cualquier colegio de la comunidad, técnico o de dos años designado por la Legislatura y el estado pagaría por la colegiatura, los derechos de matrícula y los libros.


Fundamento

La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos (U.S. Bureau of Labor Statistics) predice que para el año 2030, cerca del 60 por ciento de todos los tejanos tendrán solamente un diploma de secundaria o menos. La Contralora Strayhorn cree que esto es inaceptable y que depende de nosotros que esto no suceda! En esta década, 25 por ciento de lo nuevos empleos en nuestro estado requerirán como mínimo un título universitario en licenciatura en artes (BA, por sus siglas en inglés). Texas debe contar con una fuerza laboral educada para el Siglo XXI. Esta generación debe competir no solo con aquellos de Nueva York o California, sino también con los de Europa y Asia. Debemos proporcionar a nuestros estudiantes las habilidades necesarias para triunfar en el Siglo XXI, y el liderazgo en el estado debe permanecer comprometido a proporcionar aprendizaje continuo y excelencia en nuestros programas de entrenamiento para la fuerza laboral.

El Próximo Paso de Texas hará que la educación K-14 sea la norma, y separará a Texas en la carrera para futuros empleos. También abodaría dos de los principales retos que enfrenta la educación superior de Texas en el Siglo XXI: el rápido crecimiento de la población estudiantil en áreas del estado donde hay relativamente pocas instituciones de educación superior de cuatro años, y el siempre creciente costo para asistir a la universidad. A la vez cuando algunos de los jóvenes tejanos crean que la educación universitaria esta fuera de su alcance, el Próximo Paso de Texas les brindará acceso a ella.

Al proporcionar financiamiento estatal por los dos primeros años en un colegio de la comunidad, técnico o de dos años, muchos estudiantes podrán asistir a la universidad mientras vivan en casa y evitarán los significantes gastos involucrados al mudarse a otra ciudad para ir a la universidad y vivir fuera del campus o en un dormitorio. Y, mientras dicha propuesta no se recomienda como un programa de prevención para los estudiantes que abandonan la escuela, la Contralora cree que los estudiantes ya no abandonarán sus estudios tan fácilmente si saben que tienen la oportunidad de ir a la universidad cuando se gradúen de la escuela secundaria.

Desde la perspectiva del estado, el Próximo Paso de Texas proporcionaría la manera mas eficaz para que el estado aliente a los estudiantes a continuar con su educación superior. La colegiatura y los derechos de matrícula en las instituciones de dos años son una ganga para el estado, y la legislación controlaría más los costos al requerir que la colegiatura y los derechos de matrícula se fijen de acuerdo al promedio estatal para cada categoría de colegio.

Como una conservadora fiscal y como conservadora con sentido común, la Contralora Strayhorn prefiere gastar $2,500 al año educando a un joven tejano, que ¡$16,000 al año encarcelando a ese joven tejano!


Cómo funciona

El Próximo Paso de Texas ofrecerá a todos los graduados de Texas de la escuela secundaria la oportunidad de terminar hasta dos años de estudios (un máximo de 90 horas de crédito semestrales) en un periodo de tres años en cualquier colegio de la comunidad, colegio técnico, o en una institución de dos años designada por la Legislatura. El estado pagará por la colegiatura, los derechos de matrícula y $30 por cada hora de crédito semestral para los libros de texto, a cada estudiante que se matricule dentro de los 16 meses de su graduación de secundaria, después de que la ayuda federal o estatal se deduzca.

Los estudiantes que hagan uso de dichos beneficios podrán obtener una licenciatura o certificado técnico. Una vez que terminen el programa, los estudiantes estarán listos para entrar directamente a la fuerza laboral o para continuar su educación y obtener una maestría o diplomado.

Para matricularse en el Próximo Paso de Texas, un graduado de la escuela secundaria debe dirigirse al colegio de la comunidad, colegio técnico o institución de dos años de su elección. Los estudiantes llenaran el Free Application for Federal Student Aid (FAFSA), y cualquier Pell Grant u otro tipo de subvención o ayuda financiera federal o estatal, incluyendo el Texas Grant II, siempre y cuando el estudiante cumpla con los requisitos. Los beneficios de la ayuda financiera estatal o federal se utilizarán para cubrir los gastos de colegiatura, derechos de matrícula y libros de texto a $30 por cada hora de crédito semestral. El Próximo Paso de Texas se encargará de pagar la diferencia; en el caso de los estudiantes que no cumplen con los requisitos para obtener ayuda financiera estatal o federal, el Próximo Paso de Texas pagará toda la cantidad.


Beneficios de el Próximo Paso de Texas

Los principales beneficios de el Próximo Paso de Texas son que el programa hará que la educación K-14 sea la norma en Texas, y tomará el “próximo paso” para asegurar que Texas tenga la fuerza laboral mejor educada de la nación. El Próximo Paso de Texas abordará los principales retos que enfrenta la educación superior de Texas como el rápido crecimiento de la población estudiantil, y el siempre creciente costo para asistir a la universidad.

La población estudiantil del estado está creciendo rápidamente en áreas del estado donde hay relativamente pocas instituciones de educación superior de cuatro años, y el siempre creciente costo para asistir a la universidad. Este problema es particularmente grave en la región fronteriza/sur de Texas. Esta propuesta tomará ventaja de una de las fortalezas de los colegios de la comunidad – su capacidad de ubicar y ampliarse rápidamente por medio del uso de instalaciones compartidas, frecuentemente usando instalaciones del distrito escolar local o de otras comunidades – y ayudará a mantener bajos los costos para proporcionar instalaciones a los cientos de miles estudiantes nuevos que se matricularán para obtener una educación superior en las próximas décadas.

El Próximo Paso de Texas ayudará al estado a cumplir con sus metas de matriculación en las universidades, expuestas en el informe Closing the Gaps del Texas Higher Education Coordinating Board (THECB). El THECB ha informado que la matriculación de los hispanos está retrasada de las metas de matriculación para el 2005; el Próximo Paso de Texas ayudará a cumplir con dichas metas. Cerca del 62 por ciento de los hispanos que asisten a la universidad van a los colegios de dos años, y esos colegios tienen un mayor porcentaje de hispanos en su población que las instituciones de cuatro años, 30.4 por ciento comparado con 21.1 por ciento. El Próximo Paso de Texas abrirá las puertas de la universidad para muchas generaciones y hará realidad el sueño de obtener una educación superior.

El Próximo Paso de Texas beneficiará a los estudiantes ayudándolos a contener el creciente costo de asistir a la universidad. Al proporcionar financiamiento estatal durante los dos primeros años en un colegio de la comunidad o colegio técnico, muchos estudiantes podrán ir a la universidad mientras vivan en casa y se evitarán los gastos de mudarse a otra ciudad para asistir a la universidad. También, los colegios de la comunidad ofrecen cursos en horarios flexibles, lo cual permite que los estudiantes trabajen y asistan a clases al mismo tiempo.

Finalmente, en Texas, cerca del 25 por ciento de los residentes del estado de 25 años de edad o mayores no tienen un diploma de la escuela secundaria. Cada año, otros 45,000 a 50,000 estudiantes se dan de baja de las escuelas públicas de Texas, lo cual tiene un costo para el estado de $11.4 billones en producto estatal bruto. Además de el rendimiento económico perdido, los gobiernos estatales y federales también tienen que pagar mayores cantidades en asistencia pública y encarcelamiento por los que se dan de baja, en comparación a los graduados de la escuela secundaria. Mientras que el Próximo Paso de Texas no se recomienda como un programa de prevención para los estudiantes que abandonan la escuela, la Contralora cree que la oportunidad -totalmente financiada- de asistir a la universidad por dos años en un colegio de la comunidad, colegio técnico o institución de dos años designada por la Legislatura puede actuar como una poderosa medida represiva para los estudiantes que de otra manera se hubieran dado de baja antes de su graduación de la escuela secundaria.