Skip to content
Quick Start for:

Los dueños de hogar merecen una mejor protección

En agosto del año pasado, recibí una solicitud legislativa para investigar, analizar e informar sobre el impacto que ha tenido la Comisión de Construcción Residencial de Texas (TRCC, por sus siglas en inglés) en los dueños de hogar de Texas y en la economía. Mi investigación no encontró ninguna evidencia donde la TRCC haya tenido un impacto favorable en los dueños de hogar.

En una encuesta a dueños de hogar llevada a cabo por mi oficina, encontré que el 86 por ciento de los dueños de hogar que respondieron dijeron que el constructor no arregló los desperfectos en sus casas--y eso después de pasar por la inspección auspiciada por el estado y por el proceso de resolución de disputas que verificaron los desperfectos.

Mientras que la misión de la agencia es "resolver diferencias por medio de un proceso de resolución de disputas," no hay resolución de disputas. La agencia simplemente emite un informe donde confirma o niega los desperfectos de la construcción de una casa. Después de que se emite el informe, la agencia no tiene absolutamente ningún poder coercitivo para hacer que los constructores arreglen los desperfectos.

Los dueños de hogar están decepcionados y enojados porque el costoso proceso burocrático de la Comisión de Construcción Residencial de Texas no arregla los desperfectos de sus construcciones. Su único recurso es el arbitraje obligatorio, como se requiere en la mayoría de los contratos de constructores, o ir al tribunal--la agencia se creó para prevenir precisamente este resultado.

Los constructores juegan un papel crítico y prominente en nuestra economía. La mayoría son personas de ética que desean brindarle a la gente la casa de sus sueños.

Pero no es el papel del gobierno lanzar barreras burocráticas para proteger a los constructores, inmorales e incapaces, de sus clientes. Caveat emptor--dejemos que el comprador tenga cuidado--es el lema de los inescrupulosos. No debe ser el sello de la política estatal.

Para equilibrar las necesidades de los dueños de hogar y de los constructores, la Comisióón de Construcción Residencial de Texas debe de tener por lo menos autoridad estatutaria para hacer que los constructores arreglen los desperfectos confirmados por medio de su proceso. Por lo menos, la agencia no debe cambiar las cuotas de los constructores a los dueños de hogar, no debe permitir que miembros públicos de la comisión tengan vínculos con la industria de la construcción y debe ejercer las leyes de certificación de la construcción.

En el año fiscal 2005, la agencia gastó $3.7 millones en sus operaciones. El mismo año, la agencia recaudó $6.6 millones de parte de los constructores y dueños de hogar. Como resultado, la agencia transfirió $2.9 millones al fondo general, ayudando a equilibrar el presupuesto general del estado a expensas de los dueños de hogar.

En los próximos dos años, se estima que la agencia recaude cerca de $9.7 millones al año de sus cuotas y que gaste solamente $4.2 millones al año, lo que significa que la agencia estará poniendo más dinero en el presupuesto general que en hacer su trabajo.

Por estas razones, si fuera por mi, dejaría a la TRCC fuera de los libros burocráticos.

Para ver el informe completo, visite www.window.state.tx.us/trcc/.

Carole Keeton Strayhorn
Contralora de Texas


Cobertura limitada

Los tejanos que no pueden pagar por cuidado médico también se enferman--y esto tiene a los condados luchando para financiar el cuidado médico de los residentes mas pobres del estado.

En el 2004, los condados de Texas informaron que gastaron cerca de $5.6 millones en el programa estatal para el cuidado de salud de indigentes, según el Departamento de Estado de Servicios de Salud de Texas (DSHS, por sus siglas en inglés).

Solo los condados que solicitan fondos estatales tienen que reportar el gasto, así que la cantidad actual puede ser mucho mas alta, dijo Jan Maberry, gerente del programa.

Cuando las personas que no tienen seguro médico y que no viven en un distrito hospitalario necesitan cuidado médico, los condados de Texas legalmente están atados para pagar por su cuidado si se encuentran en o menos del 21 por ciento del nivel de pobreza federal, según DSHS. En Texas, es para los residentes que ganan menos de $168 y que no cumplen con los requisitos para otros programas como Medicaid.

Después de que un condado gasta 8 por ciento de sus impuestos del ingreso general en cuidado para indigentes, el Programa para el cuidado médico de indigentes de Texas comienza a devolver a los condados el 90 por ciento de los gastos adicionales para el cuidado de salud de los indigentes.


Vigilando vacas

Los ganaderos de Texas pronto tendrán una nueva herramienta en la lucha contra el mal de las vacas locas. La enfermedad, encefalopatía espongiforme bovina (BSE, por sus siglas en inglés), solo se ha encontrado en dos vacas en los Estados Unidos--una en Texas.

Una epidemia de BSE en el Reino Unido en los años ochentas y noventas llevó a la destrucción de miles de vacas y le costó a la industria británica de la carne un estimado de $5 billones. Los ganaderos de Texas esperan poder evitar ese tipo de pérdidas al vigilar cuidadosamente la salud de sus rebaños. Un nuevo examen desarrollado por los investigadores de la rama de medicina de la Universidad de Texas en Galveston (UTMB, por sus siglas en inglés) puede ayudar con esto al detectar la BSE antes de que los animales muestren síntomas.

Hasta ahora, los funcionarios han tenido que disecar los cerebros del ganado infectado para diagnosticar la BSE, una enfermedad mortal que ataca el sistema nervioso central del ganado. Los investigadores de UTMB encontraron una manera de detectar proteínas malformadas, o "priones," en la sangre que causan el mal de las vacas locas.


Rumbo a la universidad

La mayoría de los estudiantes de preparatoria saben que necesitan buenas calificaciones para ser aceptados en una universidad, pero no todos los estudiantes--ni sus padres--saben que otras cosas necesitan o no saben que hacer además de estudiar mucho.

"A menos que conozcas a alguien que ya haya pasado por este proceso y que tiene tiempo para compartir la experiencia de este proceso [de matricularse en la universidad], estas solo," dijo Patty Widdowson, cuya hija estudia su primer año en la Universidad de Texas en San Antonio.

Widdowson y su hija acudieron a un programa llamado Control de Admisiones para ayudarlas a navegar por el tedioso y delicado proceso de las solicitudes universitarias.

La hija de Widdowson es parte de la tasa de 100 por ciento de éxito de Control de Admisiones para lograr que los chicos entren a la universidad.

Control de Admisiones es un servicio privado que ayuda a los estudiantes y a los padres a estar al tanto sobre el proceso de admisiones.


Avanzando años y mentes

"Whoop!" dijo Frederick, "Sr. Leroy!" Saltando de su asiento, Frederick se apresuró a cruzar su salón de clases para darle un abrazo a su tutor Leroy Nellis.

Nellis, gerente presupuestario para el condado de Travis, ha sido el tutor de Frederick desde que el estaba en el jardín de niños, cuando Frederick admite que no leía muy bien y que tenia "problemas de ira."

Durante cinco años, Nellis ha seguido a Frederick quien ha cambiado de escuelas y quien ahora cursa el cuarto año en la primaria Allan en el Este de Austin. Durante sus almuerzos semanales, Nellis habla con Frederick sobre como hacer las mejores elecciones y lo alienta a que realice su sueño de asistir a la universidad y de convertirse en un atleta profesional.

"Los niños en el lado Este [de Austin] no entienden como conectar los puntos para lograr llegar a donde quieren ir," dijo Nellis. "Trato de identificar para ellos como conectar los puntos--estudias mucho en la escuela, tus padres te leen todas las noches, no te metes en problemas y vas a la universidad. Esta será la primera generación de estudiantes universitarios."


En la mira

Los ladrones que tienen como blanco al condado de Wise en Texas, deberían de pensarlo dos veces. Los residentes tienen sus ojos en cualquier actividad sospechosa, y el condado les facilita a los residentes informar lo que ven, según el alguacil David Walker.

Los residentes del condado de Wise pudieran unirse al programa "Ojos de Wise," una base de datos con información y alertas realizadas por correo electrónico que se originó en 1993.

El condado distribuye notificaciones de los informes de robos, las alertas de peligro de incendio, los abusos y las estafas de tarjetas de crédito locales y el registro de los ofensores sexuales por medio del programa Ojos de Wise. Los residentes se registran para recibir los informes por medio de correo electrónico y así ayudan a la policía a buscar personas, vehículos o actividades incluidas en los informes.

Los residentes pueden reportar actividades sospechosas en la página Web del condado de Wise, www.sheriff.co.wise.tx.us, o por teléfono. El condado también brinda formularios para que los residentes los lleven consigo mismos y reporten los incidentes--sean miembros de Ojos de Wise o no.

Más de 2,000 residentes del condado de Wise son miembros de este programa, iniciado por el ex alguacil Phil Ryan, quien estuvo tratando de encontrar una manera de involucrar más a los ciudadanos con el ejercicio de la ley, dijo Walker.


Querida vida

Lemuel Bradshaw tenía 28 años cuando los doctores le dijeron que necesitaba un corazvón nuevo. El suyo estaba fallando rápidamente, y muy pronto se encontró conectado a máquinas que lo mantenían vivo. Debido a su condición deteriorante, lo movieron a los primeros lugares de la lista de personas esperando por trasplantes, y solo tuvo que esperar tres semanas por un corazón nuevo.

La mayoría de las personas que necesitan un transplante no tienen tanta suerte. Miles de tejanos están en lista de espera para trasplantes de órganos, y muchos de ellos mueren esperando. Para ayudar a estas personas, la legislatura de Texas del 2005 creó un nuevo programa para ayudar a los tejanos a aprender sobre la donación de órganos y a registrar su intento para donar.

En diciembre del 2005, la Red de obtención de órganos y transplantes listó más de 90,400 personas en su lista de espera nacional para trasplantes. De esos, 6,234 estaban en Texas.